Translate

lunes, 24 de agosto de 2015

LA LUZ CON MÁS SALERO.


                                                
http://alexmudet.blogspot.com.es/



Hemos oido hablar de motores que funcionan con gas natural, con agua corriente, luz solar y también con alcohol. Son alternativas que no progresan porque no interesa a las multinacionales. No obstante siguen habiendo muchos genios que dan, poco a poco, pasos directos hacia la sostenibilidad, y nos traen gratas sorpresas como esta lamparita maravillosa.
Imaginad que nos invaden los extraterrestres, de los malos malos. Te levantas, abres la persiana y boilá, un mostrenco arquitectónico volador sobre tu ciudad o tu pueblo. Todo el mundo mirando al cielo, caravanas de coches llenos de temerosos de Dios, manifestaciones con pancartas de "Welcome to La Tierra" y de "Bajad y probad nuestro farinato". Pero ellos son malos, y tienen planes malos. Está claro que lo único que tienen que hacer para acabar con nosotros es quitarnos el suministro eléctrico. Adiós luz, adiós neveras, adiós comunicaciones, adiós transportes, adiós climatizadores, adiós seguridad... adiós viciados del World Of Warkraft y HOLA ÉPOCA MEDIEVAL. Pero ahora en serio: estos diablillos espaciales no contaban con uno de nuestros últimos inventos, llamado Lámpara SALt.
La lámpara SALt (Sustainable Alternative Lighting) es producto del ingenio de dos filipinos, Aisa y Raphael Mijeno. No necesita suministro eléctrico, sino que lo crea mediante una sencilla reacción química: H20+NaCl (agua + sal). Gracias a una pila galvánica y a dos cátodos, esta lamparita equipada tecnología LED es capaz de mantenerse hasta 8 horas encendida de forma ininterrumpida con poco más que un vaso de agua y dos cucharaditas de sal. 
Imaginad las caras de los aliens (o lo que lleven por cara) al descubrir que paulatinamente al principio, y masivamente después, el planeta vuelve a poblarse de luz y de color. Al menos ya no podrían sorprendernos en la oscuridad gracias a su visión nocturna vampírica. Pero en pos de una sorpresa aún mayor, SALt está equipada con un puerto USB capaz de recagarte el móvil, el iPad o tu portátil. Queridos amiguitos verdes... o acabáis con el mar o estáis perdidos.
Ante el peligroso uso de lámparas de queroseno entre los habitantes de las más de 7.000 islas de la zona, y la conciencia y el compromiso de abastecer a los poblados más subdesarrolados de luz eléctrica con un método sencillo, fiable y barato, nació este particular y maravilloso invento que bien podría acabar con los excesos de las industrias eléctricas en el mundo desarrollado (como también vimos con el LIGHT PAPER o papel de luz). Tener luz, como agua, comida, techo e integridad debería ser un derecho inherente a los seres humanos. Nos encanta descubrir que hay gente como Aisa y Rafa, que piensan en verde y en el bien de la comunidad. 
Lamentablemente tiene un defecto, y es que la reacción que le da vida acaba por desgastar su estructura de celdas galvánicas en unos 6 meses. O sea que necesitaríamos adquirir dos o tres SALts al año para tener luz cada día. Aunque se resuelve con un sencillo repuesto, eso nos obliga a depender de nuevas pilas galvánicas (que no se enteren los aliens).
En fase de desarrollo y perfeccionamiento, ya se han entregado las primeras 600 unidades en algunas de las islas filipinas, y pretenden comercializar la SALt de forma masiva para el 2016 (a la vuelta de la esquina). Que prospere y veamos muchas SALts dándole luz a millones de familias que lo necesitan. Y los que tenemos corriente en casa, ya podemos irnos a la playa o de acampada sin preocuparnos de quedarnos completamente a oscuras.

"Y Él echó agua, y luego sal, y la luz se hizo".

Y vió que el invento era bueno. Muy bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario