Translate

viernes, 4 de septiembre de 2015

COMO UNA BALA.


                                                         
http://alexmudet.blogspot.com

Elon Musk, fundador de la empresa SpaceX y creador del coche eléctrico Tesla, confiesa que uno de sus sueños es poder brindarle a la raza humana la oportunidad de cubrir grandes distancias en intervalos de tiempo muy reducidos. De esta imaginaria idea surge su magnoproyecto Hyperloop, un nuevo sistema de transporte consistente en unos vehículos de aluminio que se desplazarían por unos canales subterráneos, subacuáticos y terrestres a una velocidad de unos 1.220 km/h.
Estos vehículos viajarían por túneles específicamente construidos para Hyperloop, compuestos por tubos de acero sobre pilones, y se desplazarían gracias a potentes motores supersónicos y chorros de aire que los suspenderían literalmente en el aire. Estamos hablando de más de 1.000 kilómetros por hora, lo que permitiría cruzar la distancia entre San Francisco y Los Ángeles en 30 minutos (actualmente se tardan unas 6 horas en coche). De Nueva York a China tardaríamos unas 2 horas.

                                                        
http://alexmudet.blogspot.com

Hyperloop Technologies, la empresa responsable de este ingenio, cuenta con el favor de altas autoridades del panorama internacional (como Barak Obama) y ha rebibido ya 8,5 millones de dólares como financiación inicial el año pasado; espera recibir otros 80 millones más a lo largo de este año. Su puesta en marcha real está ideada no sólo para transporte de personas, sino también para mercancías, coches, etc. La empresa ya ha obtenido permisos para iniciar la construcción de una pista de prueba en Texas (EEUU), y decimos inicios porque el proyecto en su totalidad está estimado en unos 6 billones (con B) de dólares, 7,5 billones la versión que puede transportar coches. El primer trayecto comercial se realizará entre Los Ángelesy Las Vegas, y estará operativo en 2025.
Imaginad lo que supondría para las relaciones internacionales salvar grandes distancias físicamente en una cantidad casi inapreciable de tiempo. Reuniones internacionales, viajes que antes ni se planteaban, turismo, comercio. Como todo, podríamos pensar que si finalmente se desarrolla a nivel mundial, tendrá un alto precio de salida dejando a los aviones y a la alta velocidad sobre railes en su actual posición de privilegio. Pero no es así: según estiman sus principales responsables, el coste medio de un viaje en Hyperloop básico rondaría los 20 dólares.

                                                      
http://alexmudet.blogspot.com

Y mientras tanto en los foros científicos hace años que se habla del teletransporte de partículas o de vehículos que viajan suspendidos gracias a campos magnéticos. Puede que nosotros alcancemos a ver algo de todo esto, y nuestros hijos lo tengan delante como algo sumamente habitual, como lo es para nosotros un smartphone o coger el metro.
Como dicen los creativos de Hyperloop, "sería genial vivir en un mundo dotado de Hyperloop donde pudiera trabajar en Nueva York por la mañana, hacer un break a las 12:45 para almorzar algo con mi padre en Boston, hacer media jornada más en Washington DC y volver a Nueva York justo para ver el partido de las 8pm en el canal deportes".

La tecnología, poco a poco, nos está confiriendo superpoderes que nunca 

habíamos conocido.

   A saber cómo seremos dentro de 200 años.

    Los que queden.


                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario